Canto de Rokha

Portada del disco Canto de Rokha. Revisa el dossier de la obra en este enlace.

Primer disco de Canto Crisol, Canto de Rokha, es un ciclo de canciones inspirado en la forma Cantata Popular, compuestas por el compositor y miembro fundador de nuestro conjunto Arnaldo Delgado.

La obra, compuesta en 6 partes y basada en distintos fragmentos de la extensa producción del poeta licantenino y premio nacional Pablo de Rokha, busca compartir a través de la música el discurso poético-estético en el contexto de los 120 años del natalicio del poeta, cuya obra y figura no se ha visibilizado como se merece en la historia de nuestra cultura.

Está inspirado en la forma Cantata Popular. Esta forma musical fue ampliamente utilizada a partir de finales de los años 60’s por compositores como Luis Advis con la Cantata Santa María de Iquique o Canto para una Semilla, como también por Sergio Ortega con La Fragua o Cantata Bernardo O’Higgins Riquelme, 1810. 

La Cantata Popular se posiciona como obra musical que sintetiza técnicas compositivas, tanto populares como académicas, utilizando un concepto o argumento como eje articulador, alternando relatos con canciones y ritmos latinoamericanos.

La consigna A grandes masas, grandes formas de Arte, con la cual De Rokha firmaba sus libros, sintetiza la visión de Canto Crisol respecto a la relación entre el quehacer artístico y los procesos sociales.

El Canto de Rokha –como experiencia estética completa– contempla además proyecciones audiovisuales, aportando una dimensión adicional que dialoga íntimamente con el texto y la música.

Esta obra compuesta para canto, recitado, flauta traversa, guitarra, charango, acordeón, tiple, bombo, pandero y proyecciones audiovisuales tiene una duración aproximada de 48 minutos distribuida en seis partes:

 I. Prólogo
II. Estadio Primero: Autorretrato 
III. Estadio Segundo: Revolución
IV. Estadio Tercero: Winétt
V. Estadio Cuarto: Muerte
VI. Epílogo

Descarga el disco completo de forma gratuita desde Portaldisc

Acorralado o glorioso, bramando en los subterráneos de la época, como la universalidad la de la obra y no la fama, me entrego humildemente a la faena de dar forma humana a mi siglo.

¡A grandes masas, grandes formas de arte!